Al igual que los humanos, los monos recién nacidos muestran movimientos faciales parecidos a sonrisas. Esas expresiones son llamadas por especialistas como «sonrisas espontáneas» y se consideran el origen de la risa.

Especialistas del Instituto de Investigación de los Primates de la Universidad de Kioto, en Japón, se encontraban haciendo controles rutinarios a siete macacos japoneses recién nacidos, grabando sus gestos faciales mientras dormían entre prueba y prueba, casi por accidente, se dieron cuenta de que los pequeños monos sonreían dormidos al igual que los humanos al recién nacer.

Hay especialistas que sostienen que las sonrisas espontáneas de los bebés existen para mejorar la comunicación entre padres e hijos. Pero el estudio japonés plantea que las sonrisas no expresan sentimientos de placer, sino que son señales sumisas o muecas que facilitan el desarrollo de los músculos de las mejillas.

 

 

Fuente: vix

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here