El pasado 24 de marzo varios agentes de la Policía estadounidense amenazaron con sus pistolas a un grupo de niños de origen afroamericano que regresaban a casa de jugar al baloncesto en la ciudad de Grand Rapids, en Míchigan, informan medios locales. El hecho fue grabado por la cámara adosada al cuerpo de uno de los agentes. El video fue publicado a instancias de los medios locales, que lo demandaron con arreglo a la Ley por la Libertad de la Información.

El incidente se produjo después de que la Policía recibiera una llamada que alertaba de una “gran pelea” en la zona y de la presencia de un joven armado. En el video se ve cómo un agente del orden público demanda a los niños que se tiendan en el suelo y permanezcan en esa posición.

Por su parte, los niños piden a los policías que no les maten y aseguran que no han hecho nada malo.

La tensa situación duró unos diez minutos. Posteriormente, los agentes llamaron a los padres de los niños para que se desplazaran al lugar de los hechos y se los llevaran a casa.

Los responsables de la Policía local ya pidieron disculpas por lo sucedido aunque afirmaron que los agentes “solo hacían su trabajo”. No obstante, el incidente causó una gran indignación en la comunidad y varias organizaciones locales, que afirmaron que el vigente protocolo, con arreglo al cual habían actuado los policías, resulta dañoso para las relaciones entre las fuerzas de seguridad y la población.

 

 

Fuente: RT

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here